Dátiles rellenos de Cordero Lechal

Receta de: VelSid Gastronomía & Cía

Si entre vuestras recetas de Navidad está la elaboración del cordero lechal al horno o algún asado similar, es muy posible que haya cortes de carne que se queden en la bandeja si se hace entero, o sencillamente hacemos más cantidad, como bien nos enseñaron nuestras madres y abuelas, para que nadie se quede sin repetir. Pues siendo este el caso, podemos hacer un nuevo plato con ello, como estos Dátiles rellenos de cordero lechal.

Además de dar una vuelta a los tradicionales dátiles con bacon, estaremos ofreciendo a nuestros comensales un aperitivo exquisito, es como servir el asado en un pequeño bocado aportando texturas crujientes y cremosas, un punto de sabor lácteo, otro dulce... pero siempre predominando el del asado, un lujo para el paladar son estos Dátiles rellenos de cordero lechal, no dudamos que después de probarlos, se haga el asado expresamente para poder hacer este aperitivo...

Ingredientes

Cordero lechal asado.
Dátiles naturales.
Tostadas finas y crujientes.
Queso de untar (tipo Philadelphia).
Parmesano rallado.
Unas hojas de perejil rizado para decorar.

Elaboración

Mezcla en un cuenco el queso de untar y el parmesano rallado en una proporción de 50/50, es decir, la misma cantidad de ambos quesos. Bate hasta obtener una crema de queso homogénea.

Practica un corte longitudinal en los dátiles, que permitirá retirar el hueso y sustituirlo por el relleno de carne. Corta la carne del cordero lechal asado en trocitos pequeños, pero de forma que al comerlo se pueda masticar, no la piques muy pequeña, ni la tritures, se perdería parte de su encanto en cada bocado.

Caliéntala ligeramente para que el jugo y la grasa de su elaboración impregnen todos los trocitos. Mientras tanto, pon sobre cada tostada media cucharadita de queso, esto nos ayudará a que el dátil se fije sobre la tostada.

Rellena los dátiles con los trozos de carne asada y después pósalos sobre el queso y la tostada presionando ligeramente. Dispón los dátiles rellenos de cordero lechal en una bandeja o en los platos de servicio y termina decorando con una hoja de perejil.

Este aperitivo se puede servir frío, aunque resultará más gustoso si le das un golpe de calor, lo justo para que el cordero esté caliente y la tostada se conserve crujiente. ¡Buen provecho!

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Para saber más sobre cookies y cómo configurarlas, vea nuestra Política de Cookies.

Acepto las cookies de este sitio.